Sistemas de combustible

La condensación, un reducido abastecimiento de combustible, un almacenamiento deficiente del mismo y un mal mantenimiento desempeñan un papel significativo en la contaminación del gasoil. Para superar todo esto, los equipos impulsados por gasoil deben incorporar algún tipo de sistema de filtración del combustible. Dicho sistema variará en complejidad, desde un sencillo filtro en línea hasta sistemas altamente complejos de separación de agua y combinados de multifiltración y acondicionamiento del combustible.

Sea cual sea el tipo de sistema instalado, presentará diversas desventajas. Tendrá una capacidad limitada que requerirá supervisión y mantenimiento regulares, y exigirá además un tratamiento del combustible una vez salido del depósito de combustible. FuelActive® es único por su planteamiento de tratar la contaminación del combustible en el punto decisivo: el depósito de combustible.

Los sistemas tradicionales extraen combustible del fondo del depósito. Por su más alta densidad, el agua y los contaminantes se acumulan en el fondo del depósito. Durante el repostaje, etc., el agua y los contaminantes se agitan y son impulsados al sistema de combustible; tras un periodo de tiempo, los filtros/separadores de agua acabarán saturándose y el equipo se averiará o se producirán daños en los componentes del sistema de combustible, lo cual aumentará las emisiones del motor y provocará una reducción en su potencia.

El sistema de combustible diesel posee las tolerancias más estrictas de los modernos motores diesel de bajas emisiones.

En los motores diesel modernos, el sistema de combustible funciona a una presión significativamente más alta que antes. Los sistemas Common Rail pueden funcionar a presiones en torno a 2700 bar (40 000 psi); estas altas presiones permiten que el combustible se atomice de manera más eficiente, de lo cual resultan ventajas como emisiones más bajas y mejora en la potencia.

Para que las bombas e inyectores de combustible funcionen y mantengan su rendimiento se necesita un combustible muy limpio.

Durabilidad

El inyector de combustible se ha diseñado para rociar y atomizar el gasoil según un patrón predeterminado; esto permite que el gasoil arda correctamente, lo cual a su vez da como resultado una potencia óptima y emisiones mínimas.

Si el inyector resulta dañado, el gasoil no se atomizará correctamente, provocando diversos problemas: -

  • Es posible que se produzca una avería del equipo, con la consecuencia de costosas reparaciones y tiempo de inactividad
  • Se producirá un aumento en las emisiones, pues el combustible no “arderá” completamente; el combustible sin arder pasará al medio ambiente a través del sistema de escape en forma de humo negro.
  • Se producirá una reducción en la potencia a causa de toda la energía no utilizada en el combustible.
  • Se producirá asimismo un aumento en el consumo de combustible debido a que el motor ha de trabajar más intensamente para alcanzar el mismo nivel de potencia.

Web diseñada por Cactus, y desarrollada por Core.